Flexibilidad Portada

Entrenamientos

Trabajar la flexibilidad, ¿es realmente necesario?

24 Ene , 2017  

La flexibilidad es una parte muy relevante en nuestro entrenamiento diario, llegando a convertirse en una cualidad indispensable en todo deportista.

En este artículo podrás saber cómo puedes, a través de los estiramientos, aumentarla y aprovecharte de todos sus beneficios.

¿Qué consideramos flexibilidad?

La flexibilidad en el cuerpo es la amplitud de movimiento que nos permite una articulación. Este rango de movimiento va disminuyendo con la edad, la vida sedentaria y las lesiones.

Nuestro objetivo debe ser mantener un rango de movimiento funcional, es decir, el rango natural que nos permite nuestro cuerpo inicialmente.

Además, si practicamos deporte, resulta una herramienta necesaria para rendir al máximo y progresar en nuestros resultados.

¿Cómo trabajarla?

El factor más influyente y útil para mantener una buena flexibilidad son, sin ninguna duda, los estiramientos.

Los estiramientos consiguen tanto preparar los músculos para cualquier rutina de entrenamiento, como permitir que se deshagan de la tensión acumulada durante la misma.

Flexibilidad 1

Algunos de los métodos más conocidos para trabajar la flexibilidad son:

  1. Flexibilidad estática o pasiva: realizar un ejercicio manteniendo una posición fija durante unos 20 segundos.
  2. Flexibilidad dinámica o activa: mediante los movimientos de nuestros miembros corporales, vamos aumentando la velocidad a medida que incrementan las repeticiones.
  3. Flexibilidad asistida: usar una fuerza externa (un compañero o una máquina) que ayuda a que estiremos y mejoremos el movimiento.
  4. Flexibilidad balística: se lleva la articulación a su máximo estiramiento y de forma rápida, por lo que no es aconsejable por el riesgo a lesionarse.

¿Con qué frecuencia?

Se recomienda trabajar la flexibilidad con asiduidad, ya que si se descuida durante un largo tiempo, lo más probable es que pierdas gran parte de lo ganado anteriormente.

De forma general, podemos entrenarla unas 3 veces por semana, haciendo estiramientos de entre 15 y 30 segundos cada uno y de 3 a 5 repeticiones por serie. Con ello, notaremos como nuestra amplitud de movimiento se amplía y se mantiene.

Nunca debemos pasarnos, ya que tan malo es no trabajar la flexibilidad como obligar a nuestro cuerpo a sobrepasar su límite natural. Ah, ¡y no te olvides del descanso!

Flexibilidad 2

¿Qué beneficios nos aporta?

Bien, sabemos qué es y cómo podemos trabajarla, pero ¿para qué nos sirve exactamente?

Como verás, no son pocos sus beneficios, ya que nos permite:

  • Aumentar el rango de movimiento de las articulaciones
  • Prevenir lesiones causadas por excesiva rigidez
  • Mejorar la postura y devolver la libertad de movimiento
  • Progresar en los entrenamientos y en desarrollo corporal
  • Facilitar el riego sanguíneo de los músculos
  • Disminuir el dolor muscular post-entrenamiento

Por lo tanto, nos preguntábamos en el título: ¿es necesario trabajar la flexibilidad? Y, sin duda, la respuesta es SÍ.

Siempre y cuando no llevemos a nuestro cuerpo al extremo y nos centremos en mantener el rango de movimiento que le corresponde, la flexibilidad debe considerarse un componente fundamental en el deporte y en la vida.

¡Hasta la semana que viene!

, , , , , , , , , , , , , ,

By



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *